01 agosto 2009




Chillo como un pato con la barriga llena de plomo.

Me retuerzo en una espiral de miedos estúpidos, como caerme de una silla.

Los hombres ya no llevan sombrero. Y ves brillar sus calvas como si fuesen la bola de cristal de una vidente desgreñada adivinando cataclismos.

En la calva de un taxista puedes vislumbrar, si posees poderes extrasensoriales, el descarrilamiento de algún tren o la caída por un acantilado de un autocar lleno de turistas bobalicones.

Ahora es de noche pero es por la tarde. El sol se lo meriendan muy pronto los lobos del otoño.

A menudo me pregunto a deshoras: ¿de qué miserable química estoy compuesto?

Me desespero y rompo unos cuántos lápices.

Ya no hay amor ni telegramas. Tengo el alma más vacía que la cáscara de una nuez roída por una nutria y dentro no queda ni un pedo seco.

Fíjate si estoy desasosegado que hasta me pongo a echar en falta a Irene. Que es lo mismo que echar de menos a una momia carcomida.

Si me subo a un autobús, la gente me parecen pellejos llenos de paja seca que alguien ha sacado a secar al sol a destiempo. Van todos abrigados dando una asquerosa imagen de confort aburrido. En su geta llevan pintada una expresión de aparente despreocupación e imbecilidad. Se diría que son un mero decorado publicitario. Parece que están incubando un huevo bajo sus abrigos asfixiantes. Me entretengo pensando en lo bien que arderían con algo de gasolina y una cerilla. Entonces sí que emitirían unos chillidos espeluznantes de monos capados. Después me acaricio el bolsillo y extraigo un estilete con el que me hurgo en las entrañas y heridas del cerebro, como hacían algunos surrealistas en otro tiempo.

De repente pienso en zapatos, muchos zapatos. Todos femeninos. Pisan y ensucian mi alfombra. Me gusta eso enormemente. Babeo y también pisan mis babas. Dejan sus perfumes de un metro a la redonda perforando mis narices. Eso me recuerda lo animal que soy y que no tengo remedio. Me fijo en un espaghetti bien peinado que tengo delante, en el autobús; lo contemplo como si fuera mercancía expuesta en un mercado de verduras y naranjas, lleva un vestido negro, zapatos de tacón bajo, es delgada, un bolso le cuelga como otro apéndice más que le sale del torso, creo que no tiene muchas tetas, parece un maniquí con peluca rubia, tampoco es muy alta, cuarentona diría yo, será madre a juzgar por el cansancio que se trasluce en sus caderas, su mirada no expresa nada, expresa menos que un trozo de cartón, una mirada perdida de muñeco seco, lo más atractivo que encuentro son sus piernas, con medias que incitan mordiscos tenues, en líneas generales me recuerda a un periquito mustio atado a una barraca en una feria siniestra, esos periquitos que te tocan en una rifa y a los tres días se te ha quedado tieso como un colchón en el fondo de la jaula. Es un fideo pasivo y vacuno... Es lo mismo, me la follaba igualmente. Un polvo mecánico y sin pasión; mirando los escaparates que va dejando por el camino la velocidad del autobús.

Cualquier “cosa” me sirve para vertir mi semen infecto y maldito. ¡Estoy desesperado! Lo extraño es que cuando de forma casual me miro en un espejo no puedo reprimir una sonrisita. Mi reflejo parece decirme:

-Anda, cabrón, si estás más sano y fresco que una lechuga, ¿a quién pretendes engañar?.

En un espejo me veo hasta guapo, las ojeras camioneras que llevo me resultan atractivas. Mi nariz romana me resulta apasionante. Pero en cuanto me aparto del espejo-espejito la sonrisa se me congela, un escalofrío infame me recorre la espina dorsal y Saturno baja desde sus gélidas esferas a roerme vivo el cráneo.

[...]

extracto perteneciente a la novela “Penetraciones” (© libro registrado en la sociedad general de autores)

Penetraciones: Una novela del escritor José Martín Molina

¡La novela Penetraciones del escritor José Martín Molina ya está a la venta! Tanto en formato libro como en formato eBook.

ver más información sobre la novela Penetraciones
ver más extractos de la novela Penetraciones


Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com . Se agradece la visita!
Related Posts with Thumbnails

0 Comentarios :

Publicar un comentario