28 noviembre 2012




Freddie Hubbard: El rey hard-bop de la trompeta
Sí, sí, ya sé que primero vienen los Dizzy Gillespie, los Charlie Parker, los Bud Powell, que nos traen el Be-bop: Una vuelta de tuerca al jazz de 361 grados cuyas consecuencias nos siguen dejando sin aliento, maravillados y estupefactos. Pero después, justito después, inmediatamente al instante, llegando de la mano, nos llega el hard-bop. Una fórmula jazzística absolutamente madura y consciente de su enorme potencial.

Y el trompetista REY del hard-bop, indiscutiblemente, es Freddie Hubbard, maestro de maestros, con su trompeta aúrea, brillante, siempre nueva y vertiginosamente creativa. La trompeta que rasga el mundo e irrumpe la LUZ desgranándose en divina verborrea pura.

Y no sólo es el rey indestronable por la calidad. Más, si cabe, por la cantidad.

M-i-s-t-e-r-r-r-r Freddie Hubbard se hinchó a grabar y grabar discos a lo largo de los años 60. Que el señor Joe Henderson se mete en un estudio a grabar una buena sesión de exquisita música irrepetible, pues se trae a Freddie.

Viene Stanley Turrentine y hace lo mismo: “Ey Freddie, vente pa’ mi nuevo disco”. Y Freddie Hub dice: “Okey, Stan”.

Y le solicitan igualmente un largo etcétera de primerísmas figuras del jazz sesentero: Oliver Nelson, Eric Dolphy, Herbie Hancock, Dexter Gordon, Wayne Shorter, Ornette Coleman, Philly Joe Jones, los Jazz Messengers de Art Blakey (que le sirvió de catapulta inicial)...

Junto a Lee Morgan, otro trompetista fetiche, se señorean los estudios como líderes invictos a la trompeta. Más solicitado que la lluvia en el desierto. Re-queridísimo. Eso sin contar con los discos que graba como líder...

Freddie Hubbard: El rey hard-bop de los tres pistones
Nos referíamos a los 60, pero después vienen los 70: tres cuartas de lo mismo. Huracán Freddie, en plena forma, se arranca sin calentar, o sea, “a pelo”, haciendo barbaridades sonoras sin hacer los más mínimos ejercicios preparatorios... Quizá por ahí le vendría la factura a la juventud brava: los postreros problemas labiales.

Y hasta el 2008 siguió en activo el vetarinísmo Huracán Freddie Hubbard, rey Midas a la trompeta, llenándonos de pura felicidad auditiva. Nos quedan los discos en los que aparece, fuente inagotable de placer. Sonidos como el relámpago, sabrosísimos fraseos, deliciosas baladas prístinas.

Y ahora me impongo la difícil tarea de elegir 6 disquitos de los que me arrebatan el aliento de entre la ingentísima producción de este supremo gigante father del jazz:

1) “Mosaic”, 1961 – Art Blakey & the Jazz Messengers
2) “The Blues And The Abstract Truth”, 1961 – Oliver Nelson
3) “Sugar”, 1970 – Stanley Turrentine
4) “Double Take”, 1985 – Freddie Hubbard & Woody Shaw
5) “Speak No Evil”, 1964 – Wayne Shorter
6) "Out To Lunch", 1964 - Eric Dolphy

Y ahora un par de preciosos videos:

1) en directo en 1990, junto a Don Braden, Benny Green, Jeff Chambers y Carl Allen:


2) y una inmensa balada: “You Don’t Know What Love Is”, en 1982, al friscornio.


Y, para más info, la web de Freddie Hubbard: http://www.freddiehubbardmusic.com

autor del artículo: pepeworks


Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com . Se agradece la visita!
Related Posts with Thumbnails

19 comentarios :

  1. Lo siento, pero con el jazz no puedo; no me gusta nada.

    Ester

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues madre mía lo que te pierdes... A mí no me gustaban las verduras a los 12 años y ahora me encantan. Sí, considero el gusto por la música una forma de medir la madurez personal.

      Como con el ejemplo de las verduras puede no habérseme entendido del todo, pondré otro: a mí a los 15 años no me gustaba nada no poder tener control sobre las variables que determinaban y condicionaban mis posibilidades en un contexto concreto, pero ahora me trae sin cuidado. Es más, me atrae ese cierto descontrol sobre el contexto, porque me encanta el autocontrol que he ido ganando con los años.

      ¿A qué viene esto? A que puede que la razón por la que no te gusta el jazz esté muy ligada a una sensación similar, pues se trata de música sin pauta más que la intuición y el devenir emocional del músico.

      Con esto no quiero decir que, porque no te guste el jazz, seas más inmadura como persona. Pero sí que digo que no has adquirido aún unas capacidades para valorar ciertas maravillas de la vida. Como esta. Porque si no te gusta, no la valoras. Una de las grandes contradicciones más frecuentes es contestar a eso un "no tiene por qué".

      Y sí, es muy tarde, y me ha dado por analizar por qué no le gusta el jazz a una persona. Por cierto, Pepeworks, ¿conoces a Arif Mardin? ES BRUTAL.

      Eliminar
    2. Apreciado Dani,

      Soy Ester y, en respuesta a tu apreciación sobre mis gustos musicales y mi madurez: Tengo 44 años y por lo que he visto en tu blog (al que me he suscrito), has mamado el jazz desde jovencito; me considero una mujer lo suficientemente madura para poder discernir sobre los diversos tipos musicales; con el jazz lo he intentado pero no puedo y soy lo suficientemente sincera para decir que no lo entiendo y no me llega al alma.
      Lo que sí puedo asegurarte es que he adquirido capacidades para valorar otra maravilla de la vida: La escritura y la lectura.
      ¿Y tú qué tal acerca de estas dos nuevas maravillas?
      Soy escritora y te invito a que pases por mi blog:

      http://comoshakespeare.blogspot.com.es/

      Si quieres, me cuentas,

      abrazos, Ester

      Eliminar
    3. Pues ya que hablamos del tema, ahí va una de mis grandes frustraciones (quizá la mayor): no haber sido un gran músico de jazz. Un grandísimo jazzman. Un fogoso y radiante trompetista... A veces pienso la locura de que hubiera dado un brazo por tocar jazz como los ángeles, aunque luego me digo: pero, cretino, sin un brazo, ¿cómo vas a tocar la trompeta?

      Con respecto a los gustos musicales. Claro, no nos vamos a pelear... Entiendo a Phii perfectamente. Yo me tiré una buena pila de años sin saber de la existencia del jazz. Ni fú, ni fá, ni fofó. Pero allá por el 98 (más de 10 años) el jazz irrumpió en mi vida como un huracán. Durante años estuve oyendo una media de 10 horas diarias de jazz, ¡y no exagero! Era absolutamente feliz transportado una y otra vez por la magia jazzística.

      Pero quizá hay una manera de acceder al jazz. Cuando alguien dice: "no me gusta el jazz", generalmente se está refiriendo a un tipo específico de jazz. Que suele ser Hard Bop (como en esta entrada) o Free jazz. Pero el jazz es amplísimo y abarca muchos palos. Por ejemplo la música de la pantera rosa... ¿Hay alguien a quien no le guste? Pues es puro jazz. Algo parecido pasa con el Concierto de Aranjuez de Miles Davis (unos de los grandísimos éxitos del jazz de todos los tiempos, versión jazzística que permitió que Joaquín Rodrigo fuese internacionalmente conocido). También están los inicios del jazz, esa gran era del swing, que normalmente le gustan a todo el mundo, aquella música mítica de las películas de gángsters de los años 40. O el jazz vocal de una Ella Fitzgerald o un Louis Armstrong... Oidísimo y gustadísimo por casi todos los seres del planeta. ¿Quién no ha trarareado millones de veces sus melodías? Hay además muchísimas grandes baladas de todos los tiempos que son jazz y les entusiasma a mucha mucha gente que dicen que no les gusta el jazz, algunas de ellas inmortalizadas a través del cine... Por ejemplo Chet Baker. A alguien que le guste la música es casi imposible que no le llegue la dulzura de Chet Baker (aunque hay excepciones siempre, claro). Yo estoy seguro, además, de que hay cosas del jazz más contemporáneo (cosas que a veces no parecen ni jazz) que a Ester le encantarían.

      Resumiendo: yo soy un forofo del jazz más radical. Y entiendo que ese tipo de jazz no guste, no llegue y no se entienda. Pero el jazz “más suave” (dentro de sus tantísimas variedades) no sólo le llega a prácticamente todo el mundo, sino que además, entusiasma con locura.

      Phii, no conozco a Arif Mardin, pero sabiendo de tu gran pasión y exquisito gusto musical, tomo nota!!

      Ester, a ver si saco tiempo y encuentro algo por ahí que subir al blog que digas “me encanta!!” y que sea jazz!!!

      Super-abrazos a los dos!! ;)

      Eliminar
    4. Jajajajaja, me encanta la disertación que has hecho, tío... Resume en gran medida parte de la respuesta que estaba pensando para Ester. Solo me queda decirte, apreciada Ester, que tengo que leer a fondo tu blog porque demuestras tener una gran profundidad y una incuestionable sensibilidad por lo artístico y sobre todo por la vida vivida de forma intensa. ¿Y no es madurez enfrentarse a obstáculos que nos impiden disfrutar de todo propiamente? Es a esa madurez a la que me refiero. Hay sensaciones, sentimientos, que para alguien que desconoce la puerta tras la que se ocultan, son casi inaccesibles... El crecimiento personal está en no desistir en la búsqueda de las llaves que abren esas nuevas puertas que nos encontramos. Y es que nos encontraremos puertas hasta el día de nuestra muerte, no importa que tengamos, 13, 21, 55 ó 78 años. La maduración constante como persona consiste en impedir que se cierre esa puerta de nuestra mente por donde desde niños pasaba todo lo que aprendíamos: por la puerta grande. No dejemos que se nos endurezca ese afán de conocer, que se nos apague esa chispa que nos producía preguntar "¿Por qué?" cuando eramos niñitos.

      Como habrás podido comprobar, Ester, en mi blog tengo dos fragmentos de algo que también quisiera que se convirtiese en novela. Me quedé estancado, pero llevo una serie de anotaciones que hago esporádicamente, cuando algo en concreto me inspira (música, persona, vivencia...) que me permitirán continuarlo de alguna forma.

      ¡Un abrazo a los dos! Me alegra tener la oportunidad de tratar a gente como vosotros. ¡Saludos! :)

      Eliminar
  2. José: ¿Qué pasa con el brazo? Tal vez tiene a ver con tu fina ironía... En lo referente al jazz quizá tienes razón pero, por ejemplo, el concierto de Aranjuez me pone los pelos de punta si lo disfruto a guitarra o a orquesta (no Miles Davis). Lo intentaré de nuevo; pensaba igual con la poesía y mira, ahora me atrae.
    Dani: Me siento muy abrumada por la opinión que tú y José tenéis sobre Víctor. Tienes razón, requiere mucha madurez (si no la tienes te viene de golpe) enfrentarse a los obstáculos que te trae la vida. Por eso le digo a José que el pasado y el futuro no me valen. Vale el presente.
    El ¿por qué? Todavía me lo planto hoy.
    No dudes en que vas a ver comentarios míos en tu blog
    También estoy encantada de poder tratar contigo. A José ya le conozco...

    Muchos besos, Ester

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te sientas abrumada por mi parte, pues aún no he opinado nada expresamente. Pero te digo lo mismo, no dudes que tendrás comentarios míos, porque intuyo que me merecerá mucho la pena dedicar parte de mi tiempo leyéndote.

      José y yo aún no nos conocemos en persona, pero ha sido suficiente lo que hemos hablado para que soñara conmigo, jajajajaja... Me encantó tu sueño, y tengo que leerte más de lo que lo hago, pero con la carrera mi tiempo para ello está un tanto reducido. Seguramente acabe comprando alguno de tus libros, no lo dudes. Sigue sorprendiéndome que diera contigo en una habitación con una chica con la que ya ni me hablo, la cual dudó que hubiera ido realmente a mear porque soy de los que apunta a alrededor, jaja...

      ¡Seguimos en contacto! :D

      Eliminar
    2. Yo le he comprado Penetraciones y Ortem y créeme: vale la pena, es muy bueno. Rápido, directo. Sobretodo, lo que más me ha fascinado es la riqueza en léxico que tiene.
      Ahora iré a por Sueños.

      Besos, Ester

      Eliminar
  3. Da gusto internet, nunca me canso de decirlo y pensarlo. Es maravilloso. No nos conocemos personalmente y gracias a internet podemos compartir un montón de motivaciones afines. Y los 3 tenemos mucho en común por lo que veo. Afán por la literatura. Los tres escribimos. Pasión por la música. Ganas de aprender y saber más. Conexiones importantes y trascedentales con nuestros yoes interiores (esto parece una obviedad, pero hay muchísima gente que no hace caso a su yo interior, es más: ni siquiera conocen que hay un yo interior que necesita sus alimentos). Y más cosas esenciales en común.

    Jaja, qué bueno lo del Concierto de Aranjuez, Ester. A mí me pasa lo contrario: ¡no soporto la versión original de Joaquín Rodrigo...! (Ya buscaré algo que seguro que te gustará del mundo del jazz).

    Dani, no sólo he soñado contigo, sino que además te he inmortalizado. El libro de los Sueños (http://pepeworks.blogspot.com/2012/11/suenos-tomo-i-un-libro-de-suenos-del.html) ya está publicado y tú sales ahí!! Y te merecías un sueño, jaja. Tú apareciste, por esa gran casualidad de orinar ambos alrededor del agua del retrete, cuando yo iniciaba la aventura del blog. Y los ánimos y energías que ha dado tu presencia desde el principio son valiosísimos.

    Me alegro mucho de que os hayáis puesto en contacto y os sigáis en los blogs. Seguro que os va a salir rica la experiencia. Vais a conectar bien, seguro. A mí me honráis sobremanera con vuestras visitas!!

    Ah, y en cuanto publiquéis un libro, ya tenéis a un comprador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. *^*

      Me acabo de quedar de piedra con este comentario tuyo... Poquitas personas valoramos tanto como nosotros este tipo de conexiones interpersonales. Y lo que más me sorprende es que te conocí por casualidad, solo por que una chica dudó de si realmente fui al baño a mear... JAJAJA... Me encanta, de verdad. Y valoro muchísimo nuestro encuentro, en serio.

      Tengo que comprarte un ejemplar cuanto antes. Y escribiré una reseña cuando te lea y relea, porque tela... Mereces la pena y mucho.

      ¡Un abrazo, José!

      Eliminar
    2. Tú sí que mereces la pena tío!! Porque en esta intensa locura nuestra interior, de buscar, buscarnos, profundizar y alimentarnos la persona, los gustos y el equilibrio interior, es gratísimo descubrir que no estamos solos y que tenemos con quién compartir. Fíjate que sólo con la música podríamos tirarnos horas y horas y más horas hablando y compartiendo. Y eso sólo con la música. Quizá la mayor de las aventuras interiores, terreno insondable, magia eternamente rejuvenecedora...

      Yo estoy teniendo un renacimiento total gracias a internet y gracias sobre todo a gente cojonuda y afín como tú, Gran Dani!!

      A veces parece cosa del destino que la peña afín nos encontremos...

      Eliminar
  4. Lo de las conexiones entre los 3 es cierto. Creo que mucha gente no investiga en su yo interior por miedo. Tienen miedo a encontrar algo que no les guste y que les sorprenda. Los que investigamos en nuestro yo somos gente sincera y gente que vamos de cara. No tenemos nada que esconder.
    Espero lo del jazz...
    Veo que yo soy la más nueva; voy a leer el enlace.
    Estoy un poco "enfadada" contigo porque no hay manera que opines sobre mi novela. Imagínate si tengo ganas de acabarla, que ya tengo la portada hecha.
    Soy consciente que si tienes faena....es que soy impaciente!!

    Muchos besos, Ester

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevo un mes de noviembre terrible. Con su buena dosis de estrés dando por el culo... Pero ya me he leído el segundo deseo de Víctor. Ahora te envío un mail!

      Eliminar
    2. Creo que he invertido tanto en conocer mi mundo interior que cada día lo hago crecer más aún si cabe. Me lleno de todo lo máximo posible, sea bueno o malo, necesario o no, doy rienda suelta a mi imaginación confrontándola con la realidad de cada momento y disfruto de las variadas consecuencias. Vivo como el que más. Feliz, radiante. Y éste, amigos, es el primer paso para cambiar el mundo. Para hacer que merezca cada vez más la pena. La pena y la alegría. Todo.

      Espero que podamos algún día tomar algo al gusto en una mesa de cafetería o tetería, porque sería muy agradable compartir un momento así. :)

      ¡Un abrazo a los dos!

      Eliminar
    3. Lo que te decía arriba, Dani! Años y años, todo lo que he podido, a tope, investigando en mi mundo interior, a través de la música, de los libros, de las chicas... Todo lo que se me ponía por delante era revertido a mis canales interiores. Y durante años me he escapado de responsabilidades y de trabajar seriamente, para tener tiempo, tiempo, tiempo para disfrutar de los placeres tanto exteriores como interiores y crecer, crecer, crecer por dentro, lentamente, pero con dimensiones de gigante...

      ¿TE SUENA?
      (ya me sé la repuesta, jeje).

      Eliminar
  5. ¿Cuál es el sueño en el que sale Dani?

    ResponderEliminar