06 octubre 2009





611 from vlookwoork on Vimeo.

1er trabajo del cineasta Mario San Emeterio. Cortometraje hecho con precarios medios, que no pudieron impedir la titánica voluntad de hacer cine, por encima de todo, de un incipiente cineasta que ya sabía mucho, ya había absorbido mucho, que ya era suficientamente capaz de contarnos en imágenes mundos con un acierto propio de grandes creadores.

Así, 611, recompensa por sus hallazgos, su intención y su obstinada puesta en escena expresionista. Su historia nos atrapa al borde del precipicio dentro de una jaula, 4 paredes desconchadas a punto de hundirse y ruidos atronadores. Todo rodado en blanco y negro, luces y sombras, para acordarnos de Murnau, de Kafka, del Orson Welles de “El Proceso” (con lo cual, volvemos a Kafka).

611, la habitación, una locura donde intentar sobrevivir, pensar, trabajar se convierte en pesadilla. ¿La oficina de la conciencia?

611, el útero, el espacio cóncavo, la habitación que roza el delirio de la claustrofobia. Y donde casi podemos oler el polvo, la húmedad o la halitosis del casero.

611, ya, en los inicios del cine de Mario, se perfilaban los espacios, cuidadísimos, como personajes, como protagonistas, que hablan su propio lenguaje y son imprescindibles e inevitables en el desarrollo de los hechos. Con Mario podemos permitirnos parafrasear a Ortega y Gasset y decir: “yo soy yo y mis entornos (los espacios que me acojen)”. Y es que parece imposible desligar a los personajes del espacio que les circunda (sean interiores o exteriores) en el cine de San Emeterio. Es más, esos espacios, les explican y justifican.

Y hablemos del guión, que nos unió a Mario y a mí para siempre (algún día explicaremos los entresijos). Cuando leí el guión me quedé hechizado y me dije y me propuse y me obsesioné: tengo que ser el señor Uriarte, soy el señor Uriarte. Y la casualidad lo quiso. Y Mario, también.

Pues bien, el guión, me pareció escrito, con todo su halo misterioso y circulatorio, con esas frases lentas y ambiguas de los personajes, ese ir y venir de extrañas sensaciones, y esa atmósfera que se iba cargando lentamente como una oscura premonición, a un texto, una narración escrita por Franz Kafka. Y lo sorprendente es que cuando le comenté esta semejanza a Mario, descubrí que aún no había leído nada del checo K. Espectacular. Se trataba de una posesión kafkiana de ultratumba en la generosa mente abierta de Mario?

El tiempo me ha dado la razón, algo que presentí en cuanto le conocí: corre la intuitiva sabiduría de muchos maestros por las venas y neuronas de San Mario Emeterio.

Cineasta de pura cepa. (Y verás tú, que el tiempo también me dará la razón en esto).



autor del texto: josé martín molina (pepeworks), que además encarna al Sr. Uriarte en este suculento cortometraje.


créditos:
Dir. MARIO SAN EMETERIO
Intérpretes. JOSE MARTÍN MOLINA y APARICIO RIVERO
2002/ ByN / 10 minutosGuión_MARIO SAN EMETERIO
Ay. dirección_GLORIA RODRÍGUEZ
Aux. de dirección_JOSEBA FUENTES
Script_PEPO BARREIRO
Dir.Fotografía_MIKEL MANZANAS
2ºOperador_JAVIER GUTIERREZ
Ay.Cámara_ABEL VIDRIALES
Aux.Cámara_ROBERTO MONZÓN
Jefe Eléctricos_ANDONI AZURMENDI
Eléctrico_NORBERTO RODRÍGUEZ
Jefe Producción_IVELISSE VÁZQUEZ
Ay. Producción_ENRIQUE CANTABRANA
Dir.Artística_ISABEL GÓMEZ CARRASCO
Dir.Artística_ADRIANA GARCÍA ROJI

Micrófono_JUAN ALBERTO DE BURGOS


Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com . Se agradece la visita!
Related Posts with Thumbnails

0 Comentarios :

Publicar un comentario