01 noviembre 2009





accidente de aviación del Yak-42 en 2003 las líneas de la mano

Yo conocía a David Paños. No mucho, 3 o 4 noches de copas. Era Militar. Optimista, barbas con carisma, vacilón, habla entre fuerte y lánguida. Seguro de sí, amigable, trato fácil. Naturaleza fuerte. Enemigo de preocupaciones.

Murió en el accidente de aviación del Yak-42 que se estrelló cuando regresaba de Afganistán en 2003, saldándose 62 soldados. Cuando me enteré, me acudió a la mente una reflexión rápida como un diamante incrustada en una sien. Pensé si tal atroz y estúpido accidente era fruto de la casualidad o del destino.

Sí, ya sabemos, la eterna pregunta, ¿destinados (predestinados) o libre albedrío (el inseguro y rebelde azar)?. Miles de páginas filosóficas y de todas las índoles al respecto. Pregunta de siempre, pregunta gigante como la vida misma-mente.

Modestamente, pensé (¿intuí?) lo siguiente: Si la palma de la mano, las líneas de la mano, representan nuestro destino, y en ellas vemos si vamos a tener una vida larga o no, si es así y no de otra manera, entonces, ¿los 62 accidentados (la mayoría jóvenes) tenían una línea de vida corta?

Respuesta: no lo creo. Alguno puede, ¿pero todos?, ¿sin salvedad? Seguro que no.


Con lo que llegué a la siguiente conclusión: hay dos muertes posibles en cada ser humano.

Una tiene que ver con el destino, con lo “escrito” en la palma de nuestra mano, con nuestros genes, nuestras posibilidades y límites. Digamos, la tendencia hacia dónde van las cosas. De esta manera el destino es algo así como la posibilidad más plausible. La que si no se trunca, tuerce, desvía, ocurrirá con bastante aproximación. Y decimos esto, añadiendo que al parecer el destino no es algo inmutable, es variable. De hecho, las líneas de la mano van cambiando con los años.

La otra muerte posible tiene que ver con el azar, la casualidad. Lo que no está “escrito” en los renglones torcidos de Dios. La casualidad que tanto nos asusta, la que nos deja una libertad demasiado leve e inaguantable, o al menos, muy inquietante.


Así, en mis genes, en las dos palmas de mi mano, se puede detectar una vida larga, bien longeva, pero ocurre el imprevisto, un tsunami, una bala perdida de terrorista, el accidente de avión y ya mi vida supuestamente larga ha sido demasiado corta.

De hecho, diremos como reflexión aparte, el destino nos ha salvado la vida a muchos de un accidente de tráfico, pero poco puede hacer el destino cuando se trata de un accidente de aviación. Ahí estamos más en manos de la casualidad letal.

Otra reflexión sería, cómo a veces parecemos intuir el desastre casual. Cómo tomamos, de repente, por repentina intuición, otro camino del que íbamos a tomar inicialmente, y justo, esa inspiración instantánea nos salva la vida.

En fin, que parece que
DESTINO y AZAR, ambos, tejen los hilos de nuestras vidas. Ambos son flexibles y se compenetran, otras veces se contraponen y gana uno u otro y vivimos o morimos.

En cualquier caso la pregunta sigue abierta si queremos trazar la diferencia entre qué es destino, qué es azar, o qué los delimita. ¿Muchas casualidades acaban componiendo un destino?

¿Nacemos por casualidad o por destino? Otra buena pregunta. Podríamos decir que nacemos por casualidad, pero una vez nacidos nos vamos forjando un destino. O es, precisamente al revés...

Einstein decía que “Dios no juega a los dados”. Con ello pretendía que el universo era explicable, era lógico, estaba perfectamente estructurado y no había nada dejado a la casualidad o al libre albedrío. Lo único que había que hacer era encontrar las leyes que rigen todo el cotarro.

Hoy en día, ya hay muchos científicos, que aseguran que “Dios sí juega a los dados”. Sólo hay que determinar hasta qué punto. Parecen decirnos, pues, que la casualidad es otra de las leyes intrínsecas del Gran Berenjenal Universal.




autor del artículo: pepeworks / josé martín molina

para ver el ÍNDICE DE ARTÍCULOS: pincha aquí


Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com . Se agradece la visita!
Related Posts with Thumbnails

0 Comentarios :

Publicar un comentario