25 febrero 2010




Si Rajoy fuera africano... A la hora de escribir o más bien garrapatear unas letrajas hemos estado pensando seriamente en decantarnos por uno de los 3 siguientes temas:

1) hablar acerca del hecho histórico único y sin precedentes anteriores o pretéritos del ascenso a la Casa Blanca del señor Obama;
2) responder a la gran incógnita que suspende de cuando en cuando a la ciudadanía española, a saber: si el veterano Rajoy ganará alguna vez las elecciones en este país (ja, ja, ja, ja) (también podemos deshojar la margarita: sí le queremos, no le queremos, sí le queremos, no le queremos…);
y 3) escribir acerca de la crisis económica, asunto que ocupa un enorme porcentaje de nuestras ocupaciones y preocupaciones.

Pues bien, hemos tomado la decisión irrevocable, tras una larga meditación muy meditabunda y muy de estrujarnos los sesos, de hablar de los 3 temas a la vez, resumiéndolos en uno sólo. Tres en uno, como el famoso aceite desengrasante. 3 temas en 1. Llévese tres al precio de uno.

Así, el tema a tratar, la tesis, es la que sigue: “Hay crisis porque el señor Rajoy no es negro”. (No lo es, aunque lo esté, que no es lo mismo).

Esta afirmación puede parecer absurda. Y lo es. Pero en el absurdo siempre podemos encontrar una lógica interna irrefutable. Vamos a suponer que Rajoy es morenito, vamos que es de color. Vamos a suponer que además no es un músico de jazz. Y todavía vamos a suponer aún más: que Rajoy tiene buen gusto. ¿Qué sucedería? Que no lideraría el partido pp. Seguro que no. En cambio, sí que podría liderar el psoe, ya que por definición es un partido muy progresista (ja, ja, ja…) y muy “in” (buen disfraz para amachambrar votos…), como todos sabemos... o quizá todos deberíamos ignorar… (¿?).

Con un Rajoy de ascendencia africana a la cabeza del psoe, cambiarían muchas cosas: Por ejemplo que el psoe tendría una imagen más dinámica y musculada que la que tiene actualmente. Porque está claro que Rajoy siendo negrito, sería campeón olímpico de lanzamiento de disco (no como Zapatero que parece un saltador de pértiga que se ha equivocado de gimnasio). Lo cual nos lleva a creer, que el éxito del psoe en las pasadas elecciones hubiera sido mucho más apoteósico.

Ojo, que no estoy diciendo que los votantes seamos lelos, y apostemos por los candidatos con más aire de deportistas. Pero sí, lo estoy diciendo. Metafóricamente, claro. La imagen es fundamental. Votamos más por asociaciones emocionales que racionales. El aspecto de un futuro presidente del gobierno es esencial. ¿O acaso votaríamos a un tipo disfrazado de bote de colacao?

Es más: votamos por imagen y por coyuntura. Me explico. Según un reciente estudio científico, en épocas de crisis, el voto se inclina hacia el candidato más juvenil y atlético (clara imagen de renovación), mientras que en épocas estables, el voto se dirige más hacia un candidato más maduro (clara imagen de continuidad). A pesar de la raza, ésta parece haber sido una motivación importante en el caso de las últimas elecciones yankis entre Obama y McCain. Éste factor nos deja claro hasta qué punto, podemos llegar a votar irracionalmente. La política es así de simplona…

Así que tendríamos a Rajoy en el gobierno con amplia mayoría, Rajoy es de raza negra, Rajoy no toca el saxofón, y Rajoy tiene buen gusto. Rajoy lleva siempre alguien a su lado que le pela los langostinos. Rajoy va en zapatillas de deporte. Rajoy ha aprendido dicción con las clases magistrales de voz del cantante Bertín Osborne.

Y por supuesto Rajoy, es el mejor lanzando discos, el mejor patinando sobre las mesas de la Moncloa, el mejor en levantar pisapapeles. Jodé, con un presidente así, ¿cómo íbamos a tener crisis económica? Y si la tuviéramos, al ser entonces medio pariente de Obama-Oh-Obama alias “El Salvador de la Redención de la Dólar-Salvación Redentora y Redimidora” tendríamos unas ayuditas estupendas. Es lo que tiene el Black Power cuando está en el poder blanco. Ambos, Rajoy y Obama-Oh-Obama, quedarían todos los domingos para cantar juntos gospel a ritmo de hip-hop y nuestra hermandad hispano-eeuu(nidense) sería un maravilloso Bienvenido Mr. Marshall continuo y continuado. Ritmo, diversión y buen gusto al poder.

Bromas aparte, creemos sinceramente, que a todos nos iría mejor, pero infinito de largo, si nuestros políticos cantaran y bailaran más. La música nos hace más inteligentes, sociales y solidarios.


Artículos relacionados:
- La política es muy lucrativa
- Epidemia política

(autor: José Martín Molina)


Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com . Se agradece la visita!
Related Posts with Thumbnails

1 comentario :

  1. Alejandro Berta (desde Facebook)25 de febrero de 2010, 22:46

    ajajaajaj..BUUEEEENIIIIISIIIMOOOOOO !!!!!

    ResponderEliminar