23 julio 2010




novela Penetraciones, escrita por José Martín Molina


Lo que pide ella es una especie de supermán erecto que nunca falla, ni muestra la fea cara de la debilidad humana. O sea, la típica falacia del príncipe azul insaciable y sin voluntad, atento, comprensivo, que baja al perro para que le cague en los zapatos, que compra flores al por mayor o periódicos y papel higiénico todos los días, que escribe ridículos poemas de amor dulzón y barato, que escuche cada caprichito de su amada, que se afeite y lave los pies constantemente, que fume cigarrillos light, que no se emborrache excesivamente más que un día cada dos meses, que sepa bailar claqué o hacer cualquier memez que amenice los momentos de hastío y siempre tiene la oreja, la tarjeta de crédito, los testículos, la nariz, los ojos, el hígado disponible... El típico y manido príncipe azul infantil que rescata a la doncella para convertirse en el sempiterno lacayo sin voz ni voto, que no abre nunca la boca para emitir la más liviana queja... Bah!

Sin embargo, Rosa, mi querida Rosa, tiene una fabulosa compensación, por cría mal mimada y caprichosa que sea: le funciona estupendamente la culpabilidad. Basta con que frunzas un poco el ceño, fingiendo haberte enfadado severamente con ella y en seguida se deshace en atenciones, delicadezas y regalos. Eso es estupendo, tengo que aprovechar mejor esto. Es una buena chica si le aprietas medianamente las tuercas.

Es lo que he tenido que hacer para conseguir acostarme con ella alguna que otra vez. En el fondo es una niña grande, esbelta y coqueta, larga como el deseo. Una reina, toda una reina. Todo un viaje en tren de la fantasía desde lamer su dedo gordo del pie hasta morder su ceja, deteniendo unas rijosas dentelladas en su esponjoso culo amasado.

Con esos cabellos negros rizados que sugieren lianas selváticas.

Qué demonios, pienso en ella y babeo un poquito. Como un caracol dejo un pequeño rastro de baba caliente en la pared.

A ver si sus papis me la devuelven pronto, bien torneada, bañadita y salada y me hago un bocadillo con sus cabellos agitanados y una buena tortilla sobre sus nalgas de melocotón blando. Sí, Rosa, te espero ardiente, levanto banderas de carne en tu honor. Te recorro en sueños y mi bragueta se abulta como una bomba de hidrógeno.

extracto perteneciente a la novela “Penetraciones” (© libro registrado en la sociedad general de autores)

Penetraciones: Una novela del escritor José Martín Molina

¡La novela Penetraciones del escritor José Martín Molina ya está a la venta! Tanto en formato libro como en formato eBook.

ver más información sobre la novela Penetraciones
ver más extractos de la novela Penetraciones


Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com . Se agradece la visita!
Related Posts with Thumbnails

0 Comentarios :

Publicar un comentario