09 agosto 2010




Así serán los hermafroditas del futuro

Según un reciente estudio exhaustivo y pormenorizado del Instituto de Psicología Reproductiva Genética del Homo Sapiens sito en los alrededores de Pennsylvania, en 2024 en torno al 64 % de la población humana del orbe será hermafrodita.

Este inexplicable incremento de híbridos humanos ambisexuales se debe a varios factores materiales y psicologico-ambientales: la proliferación de relaciones esporádicas, la imposibilidad de formar parejas duraderas, el deseo en auge de muchos varones de experimentar la maternidad, el hartazgo de muchísimas mujeres por la discriminación sexual, las ganas nada desdeñables de ser distintos que se arraigan profundamente en el ser humano, la posibilidad de una alternativa a las tan convencionales formas antediluvianas del acto sexual, el ahorro económico que supone poder formar una familia de un solo individuo, la mayor facilidad de amarse a uno mismo frente a la manifiesta dificultad de amar a los demás…

Nos surge la pregunta de cómo una persona puede convertirse en hermafrodita. Cómo se hace eso. Robert Karl Smith Stupendus, responsable de comunicación del susodicho Instituto de Psicología Reproductiva Genética del Homo Sapiens (IPRGHS), nos lo explicó perfectamente en una conferencia internacional celebrada el pasado día 23 en la ciudad de Chatonia con estas palabras (las palabras las dijo en arameo, así que lo que viene a continuación está traducido por el experto en lenguas tabernáculas Dr. Simio Severo):

“Nada es imposible para el género humano desde que se inventó el patín sobre
ruedas”.

Robert Karl Smith Stupendus nos ratificaba que será la manipulación genética de alto riesgo la principal técnica que se aplicará para la conversión de cualquier ser humano al hermafroditismo.

Ya se han realizado algunos afortunados experimentos. El principal problema a resolver es la inserción de ambos sexos en un solo cuerpo humano. Para ello cambiará sustancial y estructuralmente la forma del pene. Su estado de erección pasará a ser un apéndice alargado y serpenteante, a la manera de una culebra, para que así pueda hacer un bucle sobre sí mismo y encontrar la vagina, que se hallará inmediatamente debajo del escroto. De esta manera se conseguirá que el sujeto hermafrodita se penetre y fecunde a sí mismo.

Los cálculos más optimistas nos avanzan que para el 2018 será absolutamente viable hacerse hermafrodita sin taras ni fallos de ningún tipo, y además, sin efectos secundarios.

La asociación brasileña “Yo también quiero ser hermafrodita” ha ganado ya unos centenares de adeptos y está preparando el diseño de una nueva prenda íntima, que será parte calzoncillo y parte bragas. Así, pues, también tendríamos un híbrido para tapar nuestras impudicias: el “calzoncibragas” o el “gayumbragas”, o más familiarmente: la “banderola”.


(fuente de la noticia: el Diario informativo de Calixto, publicación quincenal de la ciudad de Berna-aux-pròvence)


Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com . Se agradece la visita!
Related Posts with Thumbnails

0 Comentarios :

Publicar un comentario en la entrada