04 septiembre 2010




Los abominables engendros ochenteros de Luis Cobos Desde que en pleno Postmodernismo post-punk (aquellos años 80) irrumpió el gran Destructor (Acorazado de comercialismo, falsario Defensor de la cultura) de la música contemporánea para las (pop)masas don Luis Cobos, mercachifleando mediante mediática mezcla el más burdo pop tecnófilo facilón con la “intocable” y sempiterna denominada Música Clásica, cruce de genes de ayer y de hoy que produjeron un infalible aborto sonoro inconmensurable, YA TODO ES POSIBLE. En la música, queremos decir.

El holocausto musical fagocitado por Luis Cobos - Luis Cobos forever Don Luis Cobos, con indeleble disfraz carnavalesco de Caballero de la Orden de Santiago (Quevedo, Velázquez…), remachado con un estampado bigote medio Freddy Mercury medio crudo mexicano pistolero a sueldo, con sus estudiados gestos enérgico-románticos dirigiendo la orquesta, incluyendo melenita juvenil Sunsilk lanzada al viento por enormes ventiladores de estudio en videoclips abrumadores y des-concertantes, sonrisa brillante y ratonil, más espadachín que honorable hombre de batuta, más enano subido a un podium que director orquestal, más ladrón de joyas y partituras grabadas en oro histórico que musicólogo aunador y redentor, más especulador sin remordimientos del vasto Edifico Musical de Todos los Tiempos que constructor de un nuevo género regenerador, en fin, don Luis Cobos, el Anticristo del Pentagrama, ha conseguido tres cosas: una mala (malísima), otra buena (para él) y otra buena-mala.

1.
La mala peorísima la sabemos todos o casi todos, a saber de nuevo: el Envilecimiento Total del arte musical a partir de un engendro del mayor y más oportunista malparido malgusto.

2.
La buena (para él y sus inversores) es obvia y loable –ya que al fin y al cabo no ha matado a nadie (que sepamos), salvo a los que ya estaban muertos, como Mozart, tieso en su fosa común en algún lugar de Centroeuropa–. Nos referimos a la hazaña de amasar una buena pila de billetes para sus arcas personales, a mayor gloria de la especulación cultural incruenta. Es justificable y no censurable: destrozar las artes no supone un daño contra la Humanidad, legalmente (qué lástima) no es punible.

3.
Y por último, el logro bueno-malo o malo-bueno, que es cuando realmente podemos hablar de auténtico hallazgo y de ser el paladín (quizá laureable) de un invento o descubrimiento nuevo o si se prefiere una consumación o una madurez nueva: La Globalización de la Música a nivel internacional (la posibilidad de mezclar en música todo-con-todo, el-todo-vale, sin distinciones geográficas, sin militancias separatistas, sin prejuicios culturales, la bandera liberal del comercio sin aduanas), con sus infinitas consecuencias creativas, mejores y peores, gloriosas y abominables…

El Monstruo ya nació, el Día de la Bestia y su flamígero sonido hace mucho que está aquí, entre nosotros, entre todos.


(autor: pepeworks / josé martín molina)


Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com . Se agradece la visita!
Related Posts with Thumbnails

9 comentarios :

  1. Estoy completamente de acuerdo con este artículo, y ,lo peor de todo es lo mal que suena, las elecciones musicales, el histrionismo, la ínfima calidad, la globalización de la incultura... Cuando encuentro a alguien que escucha a este tipo (muy pocas veces ha ocurrido) no disimulo ni un segundo, le aconsejo que por su bien deje de escuchar ese sucedáneo infecto y que disfrute de los originales, de los que disfrutará mucho más.

    Pondré este artículo, con tu permiso, en le blog, más adelante, estoy buscando material por los diferentes blogs para así no hacerlo exclusivamente mío.

    Un placer
    Me gusta mucho tu blog, te enlazo en mi blog principal
    saludos
    peter

    ResponderEliminar
  2. Sí, sí, por supuesto, tienes mi permiso para incluirlo en tu blog cuando quieras. Lo único que tengo sistema anticopy en el blog (aunque hay trucos). Si no lo consigues copypastear, dímelo y te lo hago llegar de otra manera, ¿ok?

    Saludos (recuperemos el buen gusto)!!

    ResponderEliminar
  3. Por lo menos ha hecho que muuuuuuuuucha gente escuche música clásica y reconoce algunas grandes obras gracias a él.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo: Totalmente cierto. A veces olvidamos, cuando nos ponemos a criticar lo que no nos gusta, los aspectos positivos.

    Gracias por la oportuna apreciación!

    ResponderEliminar
  5. Perdón por intervenir ciunado no me toca, es que estoy suscrito a comentarios de esta entrada (suelo hacerlo siempre).

    No estoy de acuerdo, lo único positivo que ha hecho Cobos es forrarse, no tengo nada que decir al respecto, pero en cuanto a la música le ha puesto batería a obras maestras de Beethoven, Vivladi, etc
    ¿eso es hacer que la gente disfrute de la música clásica? eso que escuchan no es Beethoven ni mOzart, es una paletada que confunde a los receptores. Todo es cuestión de educación y cultura, no de Coboses, sólo hay que mirar en otros países con qué naturalidad se usa y disfruta de la cultura.

    Cobos es un artista prescindible, ojo que no me refiero a que haya que quemarlo, digo que su trabajo (que nunca diría arte) es absolutamente innecesario en cualquier ámbito de la vida. Por supuesto pasará desapercibido como tantos y tantos otros.

    ResponderEliminar
  6. Polémica, polémica, mola, mola! xD

    Es cierto que siempre intento ser contemporizador y que procuro extraer algo positivo de la mayor y más grande de las mierdas aunque sea prácticamente injustificable.

    Así que me retracto de las posibles bonanzas inexistentes de la música de Cobos, si es que podemos llamar "música" a semejante excremento oportunista, campeón de la "paletada" como dice Velpister.

    El engendro de Cobos es prescindible, por supuesto. Y si alguien se ha acercado a la música clásica a través de semejante aborto, mala suerte, mal nacimiento que acabará por pasar factura en forma de derrame cerebral...

    ResponderEliminar
  7. Haha, recuerdo la parodia que hace de él en Muchachada Nui (si no la han visto, no se la pueden perder, está en Youtube).
    En fin, creo que su trabajo es un pretexto para forrarse de pasta sin arriesgar...agarras un poco de lo clásico, lo "re-creas", entendiendo esto como ridiculizarlo, y lo lanzas al mercado... Aunque tenemos que ser cuidadosos para evitar posturas como las que defendían los estudiosos de la Escuela de Frankfurt (Adorno, sobre todo), con argumentos como que pretendían hacernos pensar que la música clásica está reservada para ciertas élites... Con lo que sí estoy de acuerdo, y que también escribió el mismo Teodoro Adorno, es que la música se ha vuelto en un relleno de nuestra cotidianidad, en el segundo plano de nuestras actividades.
    No perdamos la oportunidad de sentarnos un rato y ADMIRAR las grandes obras musicales, y no hablo sólo del género clásico...

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tus interesantes comentarios, Unknown, sobre las teorías de Adorno y la música en general, que amplían este improvisado debate.
    Desde luego lo de Luis Cobos raya en el oportunismo mediático-mesiánico y prácticamente sólo le ha servido a él. Digo esto porque me viene a la cabeza las versiones que a veces se hacen de músicas preexistentes. Como es el caso de la versión que Miles Davis realizó del concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo. No sólo Miles consiguió enormes cantidades de ventas, sino que el mismo Joaquín Rodrigo fue conocido y ampliamente reconocido a nivel internacional.

    ResponderEliminar
  9. Mencionan este artículo en el Foro de gruposriojanos.com, en el foro de debate titulado ¿Corta-Pega o creatividad musical?:

    Bueno ahora soy el metal_king y me gustaría contestar al payaso del DJ King y al inefable gurú.

    Lean ustedes, si todavía aprecian las frases con sentido, la crítica a Luís Cobos vertida en este blog:

    http://pepeworks.blogspot.com/2010/09/c ... sical.html

    Y lo hacen extensivo a otros estilos consistentes en masacrar la obra de un autor despojándola de sentido e intención.

    Un saludo^^

    ResponderEliminar