01 junio 2011




soñando con una casa de ensueño, amplia, diáfana, una especie de mansión moderna, al estilo de viviendas de Frank Lloyd Wright
Una casa de ensueño

[...] Espacios amplios, generosos, diáfanos. Un amplio salón central magnífico, maderas limpias y claras, mimbres. Alrededor de este salón, como núcleo, van partiendo todos los espacios y galerías. Un voladizo sobre el salón, que engloba otro espacio. Es una especie de chalet-mansión de exquisito gusto, un hogar de ensueño. Como construída por el arquitecto Frank Lloyd Wright. Como la sucesión de planos de Casa de la Cascada. Grandes cortinas blancas, espacios alfombrados, amplios ventanales de suelo a techo. Me sorprende muchísimo que Eva haya pasado por alto semejante paraíso. Me parece ideal para escribir y llevar una vida donde el paso del tiempo carece de importancia o vigencia. Definitivamente nos quedarmos a vivir aquí. Sigo recorriendo la casa, pasadizos, leves escaleras, descubriendo nuevas zonas, todas con encanto, magia. La casa es tan diversa, excitante, rica, que nos invita a hacer el amor en cualquier parte, una y otra vez, cada vez que nos encontramos. Ella encima de mí en el gran centro del salón, revolcándonos en el lujo de unos espacios hermosos y grandes para el espíritu. Haciendo todo tipo de suculentos juegos eróticos y posturas.
seguir leyendo el sueño Una casa de ensueño




Soñando con un viaje de Alemania a España, viaje de regreso, además contractura muscular en el hombro derecho y demás variedades
De Alemania a España y otras variedades

[...] Y hay un sueño general que tiene que ver con un viaje, de Alemania a España, que volvemos, y hay que preparar maletas y mochilas. Estamos instalados en especies de habitaciones, donde hay que recoger, limpiar. Procuro escaquearme de limpiezas, aunque en un momento dado estaré barriendo pelusas del pasillo. Me lío a coger cds de música de otra habitación y a sacar copias. Un disco de música hindú fusionada con rock o algo así. Luego en una enorme sala o hall nos juntamos varias clases y cursos del Colegio Alemán. Todos vamos a volver, cada grupo por su cuenta, a España, desde las tierras germanas. Veo al Löwe (o alguien similar) y le recuerdo, diciéndoselo al oído en plan secreto, cómo hace muchos muchos años, un día en el Colegio, en el patio, nos contaba lo cojonudos que eran los porros. Veré también a José Pablo Ramírez. Los de su grupo vuelven en coche (el resto iremos en autobuses). José Pablo me pregunta que si volvemos con ellos en su coche, que hay sitio. Estaría muy bien, pero aún nos queda bastante por recoger, al menos 3 o 4 horas, esto les retrasaría mucho, así que se irán sin nosotros.

seguir leyendo el sueño De Alemania a España y otras variedades




atravesando la ciudad interior: pasadizos, terraplenes, cornisas, azoteas, pasarelas, escondrijos, túneles...
Atravesando la ciudad interior

[...] El sueño entra en otra fase de persecución: otro compañero y yo tenemos que hacer una larga ruta a través de la ciudad hasta llegar sanos y salvos al sitio donde estaremos seguros. Ya hay un grupo de gente que no nos acepta y quieren matarnos o algo similar. La ruta que seguimos es idéntica a otro sueño que tuve hace tiempo. Atravesamos edificios, escalamos por cornisas, atravesamos terraplenes, parques, túneles, montículos, bocacalles, espacios abandonados, terraplenes, todo tipo de escondrijos y singulares pasadizos entre edificios conformando una especie de ciudad interior secreta, arriesgada (por alturas y riscos) e inaccesible para los demás. Nos acercamos a una de las partes del tramo en que hay que atravesar, hacia arriba, como una lombriz, un agujero sinuoso entre la arena, algo claustrofóbico. Mi compañero, más gordito, teme no poder pasar a través del hoyo. Pero cuando llegamos al sitio, que se encuentra pasando la azotea de un edificio, el sitio ha cambiado. Antes descubrimos que por error estábamos yendo en dirección contraria, y al corregir y girar 180 grados conseguimos una notable ventaja con respecto a nuestros perseguidores, que como policías se han diseminado por toda la ciudad, en grupos, para darnos caza. Yo estaré tranquilo, seguro de que no nos van a coger. Los escondrijos y rutas que seguimos, siempre al abrigo de espacios abiertos, nos mantienen seguros, de momento.

seguir leyendo el sueño Atravesando la ciudad interior




fragmento de la obra Crisálida de hombre durmiente II, de la pintora Eva Román, retrato del autor - haz click sobre la imagen para ver el cuadro
Voy de seductor

Voy vestido como un pincel, elegante, quizá con una fina camiseta de cuello vuelto, una chaqueta un poco dandy. Un amigo me acompaña (no sé quién) como testigo directo de lo fácil que es ligar con porte y yendo muy bien vestido, con personalidad. Estamos a momentos en el instituto, a momentos en la universidad o una mezcla indefinida de ambos. Ahora estamos atravesando una clase enorme con gente trabajando sobre grandes mesas, como si fuera un aula de química. Al pasar, una chica se pone a olisquearme, diciendo que algo huele mal, quizá el perfume, y acerca su cara para oler mejor, pega nariz a la chaqueta, sigue subiendo con el rastro de la nariz. Por un momento pienso que a ver si es que me huele el aliento. Pero en realidad se trata todo de una excusa de acercamiento de la chica en cuestión, que quizá lleve una bata blanca. Ahora tiene su rostro casi pegado al mío, aupándose, y son sus labios roza los míos en una especie de beso lánguido y disimulado. Intento devolverle el beso, pero curiosamente se aparta, recuperando su autonomía. Seguiremos avanzando. En el hall hay un grupo de cuatro chicas, una de ellas es Silvia Zúñiga. Nos dicen que van a presentárnoslas, aunque Silvia y yo ya nos conocemos, ambos disimulamos.
seguir leyendo el sueño Voy de seductor




teatro lleno en un extraño espectáculo interactivo dondo tomo especial protagonismo (sueños que he tenido)
Liándola en el teatro

La función empieza. Es una obra rarísima, casi sin hilo conductor y hablando en un extraño idioma, más como si fuera un planteamiento de sucesión de partes independientes, espectaculares y algo grandiosas, con andamios. (Quizá acercándose, aunque de lejos, a algunos montajes de la Fura dels Baus). Pero lo más curioso es que los shows teatrales tienen mucha interacción y participación del público, y mucho de lo que acontece es en el mismo patio de butacas, entre los espectadores. Así que inmediatamente me veo participando en el espectáculo como actor "invitado", haciendo todo tipo de cosas, diciendo cosas dentro de la trama, moviéndome de aquí para allá, interactuando con otros actores de dentro del espectáculo y de fuera también, ya que han llegado otros cuantos amigos actores de Juan Aroca, metiéndose de lleno en el meollo. (Muchos actores serán gays). Y la cosa es divertidísima y emocionante, juegos actorales, caracterización, siempre liándola en el patio de butacas. Hay espectadores "normales", que no son actores, y estos irán llegando en aumento, hasta el punto de llenarse el inmenso teatro entero. Incluso hacia el final han venido miembros de mi familia, como mi padre o mi hermana. Para entonces tenemos ya tal algarabía montada entre los actores del espectáculo y los que desde el principio nos hemos ido incorporando, que el resto de visitantes están alucinando en colores y ya no saben ni cómo reaccionar.
seguir leyendo el sueño Liándola en el teatro


Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com . Se agradece la visita!
Related Posts with Thumbnails

0 Comentarios :

Publicar un comentario en la entrada