18 enero 2012




Sueño (81) publicado en Un laboratorio indecente el 08/01/2012


(81) Breve visita a Mario y el casting de publicidad

sueño de la breve visita a Mario, el cliente impertinente y el casting de publicidad realizado en un dormitorio
Me desplazo por Madrid y llego a casa de mi amigo Mario San Emeterio, que me recibe en su salón, un salón muy parecido, casi idéntico, al que teníamos en nuestra casa de Alcorcón. No sé cómo es la cosa, si es que he llegado demasiado tarde o que Mario se tiene que ir repentinamente o que me espera alguien y me tengo que ir yendo ya o qué exactamente, que con la de tiempo que llevábamos sin vernos, la visita es obligatoriamente muy corta. De manera muy difusa, no lo tengo claro, pero parece que me ha acompañado mi hermana. En el salón aparecen dos personas más y sucede algo relacionado con una cámara de vídeo. Mario quiere presentarme a un escritor al que le ha hablado de mí para que le haga una página web. El escritor no termina de llegar. Para cuando llega, ahora ya no estoy en el salón de la casa de Mario, sino en mi salón de la antigua casa de Alcorcón. Dada la simulitud de ambas estancias, se cambia de la una a la otra sin apenas transición. Mario ya no está.

Mi cliente, el escritor ha hecho su aparición con su mujer y su hijo, un adolescente algo atolondrado. Es un tipo algo bajo, algo calvete, enérgico y de esas personas que tienen auténtica dificultad para escuchar a los demás. No termino de enterarme qué es lo que quiere exactamente. A todas luces ya tiene una web (o blog), que vemos un instante sobre la larga mesa de cristal del salón. Entonces no sé si quiere cambios o algo nuevo. Pero él está disperso y poco concreto. Inquieto, no para de moverse, incapaz de fijar la atención. Ahora dice que se va, que se tiene que ir un rato y que vuelve al cabo. Y se las pira, llevándose consigo a su familia.

Luego, ciertamente, regresará, y casi la lía parda. Entra en el dormitorio de mi madre como quien no quiere la cosa. Mi madre duerme. Y el tipo, despacio, comienza a meterse, desde un lateral de la cama, entre las sábanas, con mi madre, frente a ella, a su lado. Que casi llega a despertarla, al menos la medio despierta un poco. Rápidamente corro a sacarle de ahí, antes de que le dé un susto de muerte a mi madre. Me dice que sólo quería agradar y dar una sorpresa y saludar. Estoy completamente anonadado, estupefacto con la anormal actitud de este personaje...

A continuación se celebra un casting en la misma habitación de mi madre (ya sin ella), en el piso de Alcorcón. Yo he entrado de los últimos, seguramente el último. El casting es de publicidad y la directora de casting se dedica a hacernos fotos profesionales (no hay cámara de vídeo). Ella nos va dirigiendo, colocando, indicándonos qué pose y actitud adoptar. Pero conmigo entra en dificultades. Me despeinará un poco, me hará poner un brazo, el izquierdo, en jarra sobre la cintura y el otro que cuelgue, mi dará instrucciones de cómo tengo que sonreír, etcétera. Pero... no debo hacerlo bien o no consigo entenderla. Me saca varias fotos y no, no doy, no funciona, no tengo interés. Además, según ella, tengo demasiada barba. Le pregunto si me afeito (tengo el cuarto de baño al lado), pero no, no hace falta. Se esfuerza en indicarme cómo se hace. Sin embargo me da pautas contradictorias: si tengo que acabar sonriendo amablemente, cómo quiere que haga algo de acting mostrándome colérico, por ejemplo. ¿Y si hago otra cosa distinta, en qué momento cambio y me paro para que haga la foto?

En el dormitorio donde seguimos con casting entran amigos, entre ellos mi amigo Jorge Riquelme, y compañeros y otros que han realizado el casting. Se quedarán alrededor, viendo mi casting. A mí esto no me importa, al revés, me siento más arropado, ya que estoy empezando a ponerme nervioso, a bloquearme y a no dar pie con bola. Desesperado llegaré a decir: "Es que yo soy actor, no soy modelo". Y añadiré que como actor soy muy bueno, trabajando siempre a partir de premisas, pero que de modelo, eso de poner caras desde la nada, no me funciona. Es sorprendente el tesón de la directora de casting, parece obsesionada en terminar por sacarme algo "interesante".

A todo esto me echará un cable Juan Bey. Me cogerá en volandas y comenzaremos a bailar ballet. Juan me lanzará por los aires, me moverá hacia acá y hacia allá, y yo, como una auténtica sílfide, ligero y elástico, respondo a la perfección, con notables proezas de precisión y belleza. Pero ni por esas. Ni aún así logra buenas fotos la dire. No es tampoco lo que quiere.

Se está haciendo tarde, los miembros del equipo de la directora de casting se van a empezar a mosquear conmigo como no terminemos pronto. Me lío a buscar unas fotos que me hicieron de actor por si eso sirve de ayuda, por si el interés fotogénico que busca se halla en esas fotografías. Ella espera, apoyada en la larga cómoda marrón que hay enfrente de la cama del dormitorio (increíble que quepamos tanta gente en un espacio tan reducido). Encuentro fotos e imágenes aquí y allá, pero no son las fotos en blanco y negro que estoy intentando localizar. ¿Dónde las habré dejado? Rebusco en el armario de mi habitación. Nada. Sí que es raro. ¿Dónde estarán las dichosas fotografías?.

Finalmente logro hallarlas dentro de una carpeta, quizá de plástico rojo. Las llevo corriendo. La directora de casting está cansada y volcada sobre la cómoda, semi adormilada. Le explico (dado lo tarde que es y la fútil intensidad que ha derrochado de manera empecinada conmigo) que ya no me importa el casting en sí, que lo que me interesa es aprender a cómo hacer este tipo de castings, que lo que quiero es que me diga si en estas fotografías ve algo de lo que busca, aunque, evidentemente, estas imágenes no sirvan. Pero al mostrarle las fotos, veo que tampoco son estas las que le quería enseñar, sino unas más pequeñas y más "caseras". Buf, qué frustrante es todo esto. Y de súbito, me despierto.

El libro de los sueños del autor José Martín Molina
Narración perteneciente al libro de relatos "Sueños" (Tomo I) del escritor José Martín Molina. Ahora disponible tanto en formato libro como en formato eBook.

ver más información sobre el libro Sueños
adquirir el libro en España y Europa
adquirir el libro en Argentina
adquirir el libro en México
adquirir el libro en Colombia
comprar eBook en Amazon


Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com . Se agradece la visita!
Related Posts with Thumbnails

0 Comentarios :

Publicar un comentario en la entrada