23 febrero 2012




Sueño (94) publicado en Un laboratorio indecente el 20/02/2012


(94) Colegio para adultos y los peligros de fumar

sueño con las terribles consecuencias que produce fumar tabaco y con la vuelta a un colegio para adultos
Soy readmitido en el Colegio Alemán de nuevo como alumno, pero esta vez será para recibir clases como adulto, como si se tratara de un máster o algo semejante. Ahora hay que llamar por teléfono a nuestras respectivas familias para comunicarles la nueva y avisar de que llegamos tarde a casa. Para ello hay que meterse en un agujero alargado y pequeño, a ras de suelo, donde hay un par de teléfonos públicos. Sólo cabemos de dos en dos y nos damos codazos para poder entrar, arrastrándonos por el suelo, que es la única manera posible de entrar por esta ranura. Consigo introducirme junto con otro tío y meto dos monedas gordas en la ranura de uno de los dos teléfonos para llamar al móvil a mi hermana, ya que a mi madre es difícil localizarla ahora en casa. También para llamar por teléfono hay que estar tumbado y bocabajo, asomando los pies fuera de la angosta y baja cabina. Consigo hablar con mi hermana y avisar. El teléfono se atasca y me devuelve una enorme cantidad de monedas de calderilla, lo que me obliga a tener que recoger el montoncito de monedas desperdigadas.

Tras algunas idas y venidas por pasillos, algunos reformados, ahora estamos en una clase, todos somos adultos, frisando los cuarenta. Aunque no reconozco a mis compañeros, de alguna manera son antiguos colegas de instituto. La distribución de los asientos del aula es bien curiosa. Más que dirigida hacia una sola pared, los asientos se escalonan en descenso levemente hacia el centro. Se hacen, de entre los cuarenta alumnos de muchísimas procedencias y razas distintas, algunos listados de los que son más ecuánimes e imparciales, como si se tratase de la elección de un jurado.

Poco después empezamos una clase. La última media hora se dedica a ver una película de media hora. A mí esto me parece aburrido, poco activo. Creo que lo digo y propongo otras posibles tareas más participativas. A todo esto pienso que esto de volver a recibir clases es una locura, con el lío de trabajo que tengo ya de por sí, además asistir ahora regularmente durante al menos un año a estas clases para mayores... Pero pienso que de esta manera será mucho más fácil que admitan a mi hijo en el Colegio Alemán.

Recorriendo de nuevo pasillos que se convierten ahora en pasillos de hospital. Estoy en una zona donde se ven enfermos con horribles mutilaciones y otras terribles enfermedades. Veo a un manco. Algunas de estas víctimas se ven así por culpa del tabaco. Pero me quedo espantado al preguntar a una enfermera sobre el asunto y resulta que todos estos pavorosos casos, absolutamente todos, están así por las secuelas del tabaco. Está claro que tendré que dejar de fumar antes de que sea demasiado tarde... Comento que fumo cada cincuenta minutos. Me dicen los consejos médicos que puedo irlo alargando, por ejemplo fumar cada 55 minutos...

En otro momento del sueño, que siempre transcurre bastante indefinido, como envuelto en una nebulosa desdibujada, Eva me confesará que me ha sido infiel recientemente un par de veces, con dos tíos distintos.

El libro de los sueños del autor José Martín Molina
Narración perteneciente al libro de relatos "Sueños" (Tomo I) del escritor José Martín Molina. Ahora disponible tanto en formato libro como en formato eBook.

ver más información sobre el libro Sueños
adquirir el libro en España y Europa
adquirir el libro en Argentina
adquirir el libro en México
adquirir el libro en Colombia
comprar eBook en Amazon


Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com . Se agradece la visita!
Related Posts with Thumbnails

0 Comentarios :

Publicar un comentario en la entrada