07 junio 2012




Sueño (26) publicado en Un laboratorio indecente el 30/05/2011


(26) Liándola en el teatro

teatro lleno en un extraño espectáculo interactivo dondo tomo especial protagonismo (sueños que he tenido)
Me ha invitado el amigo actor Juan Aroca al teatro, a ver una obra a primera hora de la tarde. (Aunque se trata de Juan Aroca, físicamente no tendrá mucho que ver con la realidad). La idea de encerrarme en un teatro no me entusiasma, hace mucho que no voy y le he cogido manía, pero me dejo llevar pacíficamente. El teatro está situado en los aledaños de Callao, aunque Callao, en el sueño se haya desplazado hacia la altura de La Montera. Damos unas vueltas alrededor del teatro antes de entrar. Y ya entramos, bajando por la escaleras, y nos encontramos con un teatro enorme, a oscuras. Según las entradas nos toca en primera fila, pero a mí esto no me hace gracia, así que sin ningún problema acabamos por instalarnos en la quinta línea de butacas, que es la última (esta misma línea donde nos sentamos se irá desplazando hacia atrás, como si poco a poco fuese creciendo el teatro, multiplicando sus líneas de butacas). Los asientos son bastante malos, un poco incómodos, y si aplastas el respaldo se hunde como una cama. Estamos muy poquitos espectadores, apenas una docena, pero a lo largo del sueño, como si se tratase de una sesión continua sin límite, cada vez irán entrando más y más espectadores.

La función empieza. Es una obra rarísima, casi sin hilo conductor y hablando en un extraño idioma, más como si fuera un planteamiento de sucesión de partes independientes, espectaculares y algo grandiosas, con andamios. (Quizá acercándose, aunque de lejos, a algunos montajes de la Fura dels Baus). Pero lo más curioso es que los shows teatrales tienen mucha interacción y participación del público, y mucho de lo que acontece es en el mismo patio de butacas, entre los espectadores. Así que inmediatamente me veo participando en el espectáculo como actor "invitado", haciendo todo tipo de cosas, diciendo cosas dentro de la trama, moviéndome de aquí para allá, interactuando con otros actores de dentro del espectáculo y de fuera también, ya que han llegado otros cuantos amigos actores de Juan Aroca, metiéndose de lleno en el meollo. (Muchos actores serán gays). Y la cosa es divertidísima y emocionante, juegos actorales, caracterización, siempre liándola en el patio de butacas. Hay espectadores "normales", que no son actores, y estos irán llegando en aumento, hasta el punto de llenarse el inmenso teatro entero. Incluso hacia el final han venido miembros de mi familia, como mi padre o mi hermana.

Para entonces tenemos ya tal algarabía montada entre los actores del espectáculo y los que desde el principio nos hemos ido incorporando, que el resto de visitantes están alucinando en colores y ya no saben ni cómo reaccionar. Efectivamente es un montaje netamente para actores, el resto de asistentes se quedan cuajados en cuanto se les plantea algo de interactuación y participación. Yo acabo por tener un papel bastante destacado y protagonista en este enjambre, desarrollando incluso una caracterización completa de un personaje astuto, díscolo y liante, proyectando una voz en falsete de semi-agudo. Mosqueando y provocando por doquier, corriendo de un lado a otro, apareciendo en otro tramo de butacas como por arte de magia, y pinchando a espectadores que en algunos casos empiezan a sentirse bastante incomodados.

Y ahora salimos unos cuantos por la enorme puerta que da a la calle, tenemos que salir y volver a entrar. Vamos unos veinte, en pelotón. Y esta momentánea escapada forma parte también del show. Y pienso, genial, así puedo echarme un cigarrillo y acto seguido ya lo estoy liando. Pero es que no me da ni tiempo y ya hemos entrado en el hall de nuevo. A todo esto viene Paola Mat conmigo. Resulta que la obra que están exhibiendo forma parte de Azarte. Me cuenta cosas por el estilo, hasta que ya estamos dentro de nuevo, participantes muy activos en esta algarabía medio surreal.

Después me llevan a las oficinas (como dos pisos arrina) del recinto. Resulta que ha habido algunas quejas y gentes indignadas por parte del público que piden explicaciones, especialmente a mí. Son espectadores que se han sentido dolidos por mis chanzas (por otro lado tengo el beneplácito total de los miembros de la compañía, que han disfrutado mucho con mis ocurrencias y espontáneas intervenciones). Estoy en un despacho, antes unos 10 indignados. Fuera del despacho habrá más indignados esperando su turno. Voy solventando estos malestares sin problemas, escucho sus quejas o demandas a una mujer, a un tipo orondo y con barba y a otras variopintas personas, y rápidamente les calmo, explicándoles que soy actor y todo formaba parte del juego, que no tienen ningún motivo para enfadarse o sentirse insultados, que el teatro es así, que si patatín que si patatán, tan contento para mis adentros de ser tan protagonista, en lo bueno y en lo malo.

El libro de los sueños del autor José Martín Molina
Narración perteneciente al libro de relatos "Sueños" (Tomo I) del escritor José Martín Molina. Ahora disponible tanto en formato libro como en formato eBook.

ver más información sobre el libro Sueños
adquirir el libro en España y Europa
adquirir el libro en Argentina
adquirir el libro en México
adquirir el libro en Colombia
comprar eBook en Amazon


Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com . Se agradece la visita!
Related Posts with Thumbnails

0 Comentarios :

Publicar un comentario en la entrada