11 octubre 2012




Sueño (131) publicado en Un laboratorio indecente el 03/07/2012


(131) Primer día de ensayo

Ensayos en un teatro madrileño con Miguel Narros y su ayudante
Me han cogido como actor para el próximo montaje teatral de Miguel Narros. Se tratará de una obra clásica, antigua. Yo desempeñaré un papel secundario en la función. Estoy encantado de la experiencia de trabajar con Narros, además como al parecer no son muchas representaciones podré alternarlo con mi trabajo perfectamente. Lo que no sé es si después habrá gira por otras ciudades de España, todo parece indicar que no, pero si así fuera no iría, por razones obvias, con lo que tendrían que sustituirme, cosa fácil ya que no tengo mucho papel. Quizá debería plantear el hecho de que no iría a la gira antes de que nos metamos de lleno con los ensayos...

Es el primer día de ensayo, yo he llegado puntual a mi cita. Nuestro grupito de secundarios, compuesto de tres actores y tres actrices, que representaremos los papeles de pescadores, labradores y cosas así, será el primero en ponerse a trabajar. Nos hallamos sentados ante una gruesa mesa rectangular situada antes de las filas de butacas de un gran teatro. Algo más allá, lejano, se ve a Miguel Narros, cerca del escenario, dando algunas instrucciones a algunos técnicos y tramoyistas. Empezaremos con lecturas y análisis de textos, es decir con trabajo de mesa, bajo la dirección no de Miguel -sorprendentemente-, sino de una ayudante suya.

Esta mujer nos explicará mediante una tabla un tanto confusa y garabateada en folios el esquema básico de la interpretación actoral sobre un escenario. De alguna manera, en vez de dirigirnos da más la sensación de estar dándonos una clase magistral sobre la actuación. Quizá sólo de forma preliminar. En seguida han desparecido los otros dos actores masculinos. Sólo quedo yo junto a las tres actrices jóvenes, que, desde el principio, se mostrarán cínicas y netamente hostiles, con comentarios ladinos, hipócritas e incluso hirientes para con nuestra directora. Como dando a entender desabridamente que no van a aprender absolutamente nada nuevo con esta mujer. Actitud maleducada y viperina que me deja pasmado y helado. Yo, mientras, pregunto y pregunto, con vivo interés, con la intención de captar bien el sentido de la tabla, seguro de aprender importantes lecciones que me habrán de servir para toda la vida.

Cambiamos de ambiente. Ahora me encuentro acompañando a la directora-profesora que ha dejado de ser mujer para convertirse -sin dejar de ser la misma persona- en un hombre muy afemindado. Me suena que durante un tramo nos hemos desplazado en coche. En plena calle, de día, cercanos a la Gran Vía, intento consolarle por la displicente actitud de las actrices, ya que imagino que se siente muy dolido y con la estima baja después de la nefasta experiencia. Le explico que hay gente dañina y prepotente a la que no hay que hacer caso, que sólo buscan incordiar y malmeter. Sin embargo, mi interlocutor se muestra completamente indiferente a mis palabras. Está algo inquieto, mirando a uno y otro lado, como si buscase a alguien. Nos internaremos en un bar-restaurante algo oscuro, donde, según recuerdo, entablo conversación con un par de conocidos.

El libro de los sueños del autor José Martín Molina
Narración perteneciente al libro de relatos "Sueños" (Tomo I) del escritor José Martín Molina. Ahora disponible tanto en formato libro como en formato eBook.

ver más información sobre el libro Sueños
adquirir el libro en España y Europa
adquirir el libro en Argentina
adquirir el libro en México
adquirir el libro en Colombia
comprar eBook en Amazon


Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com . Se agradece la visita!
Related Posts with Thumbnails

2 comentarios :

  1. Muchas felicidades. No hay nada mejor que trabajar en aquello que nos gusta y nos llena.
    Disfruta. Carpe Diem.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es! Trabajar en lo que nos gusta (aunque sin matarse, porque la sistematización de todo trabajo aniquila las ilusiones y las energías).
      Saludos. Carpe Diem.

      Eliminar