13 abril 2013




Sueño (222) perteneciente a la saga Sueños (Tomo II) de José Martín Molina


(222) Fiesta nacional

Un muñeco de Mortadelo comestible
Hay una indefinible celebración a nivel nacional. Las calles, las salas, los ambientes están abarrotados de gentío. Es de noche. En mi entorno, las reuniones son familiares a la vez que multitudinarias. Me adentro en una enorme pieza alargada, muy iluminada, dispuestos los manteles, la vajilla, la cubertería, para una excelente comilona. Elijo asiento, que será precisamente al lado de mi abuela Amalia. Mi elección, ignoro la razón, no se verá con buenos ojos por el resto de los parientes, y mi abuela reacciona con suma extrañeza y sorpresa.

Algo después me desplazo en coche con mi abuela y mi primo Paquito Manuel. Luces de neón y lámparas por doquier brillan a través de los cristales del auto. Nos alejamos del resto entre el tráfico camino de una iglesia. Sentado en la parte trasera en seguida me arrepiento de estar acompañando a mis dos consanguíneos, ya que presumiblemente la misa durará como mínimo una hora. Esto me produce la sensación de haber sido secuestrado sin remedio por un buen rato eterno y me temo que ya no hay vuelta atrás. Sin embargo, consigo relajarme. Bah, ¿qué es sólo una hora?, no es nada, ¡disfrútalo! -me digo-. Acto seguido entramos en una fastuosa iglesia, ahíta de pudientes feligreses, con techos altísimos, el lujo resplandeciendo en luminarias y objetos. Por suerte hace rato que la ceremonia ha comenzado, con lo que mi "rapto" será breve.

Ya hemos regresado de nuestras faenas religiosas. En un espacio abierto y escalonado, estoy sentado ante una pequeña mesa acompañado de alguien cercano, puede que siga siendo mi primo Paco. Nos rodea muchísima gente, numerosos camaradas de la Universidad y del Colegio Alemán. Todos sentados aguardamos el momento en que dé comienzo un discurso determinado. Mas el asunto se atrasa de forma indefinida y, mientras espero con impaciencia, me estoy quedando dormido, me duermo, no puedo más, me quedo roque... Además tengo hambre, vaya, mucha hambre. Si dispusiera de un cubata...

Y ya podemos movilizarnos, el acto oficial llegó a su fin. Ahora se inicia el copeo, la juerga, el ligoteo. Me interno en un atestadísimo bar. Algunos compañeros de mis diversos estudios (Escuela de Arquitectura, el instituto, las clases de interpretación en Bululú) están haciendo las labores de camarero. Alcanzo la barra para pedir mi ron con coca-cola. Seré ampliamente criticado por tener los ojos tapados con unas gafas de sol de espejo del tipo policía yankee. Quizá sea Emi la que más me censura. Estos reproches me halagan mucho. Lo cierto es que estoy muy sexy, todos se fijan en mí, destaco, y eso es óptimo para ligar, cosa que estoy deseando empezar a hacer. Posiblemente sea mi amigo Javier Fernández Aracama quien me secunde en las lides amorosas, como en los viejos tiempos.

Es mi turno de abastecerme. Accedo a la cocina, donde me topo con una conocida, bien malhumorada. Veo cómo sirven a otros los platos rebosantes de deliciosa carne en salsa. Con pinzas, como guarnición, se extraen de una caja de cartón una serie de muñequitos de goma-plástico, como los que teníamos cuando éramos niños, que aquí, en el sueño, son comestibles. Al tipo que me precede en la cola le echan en su plato dos o tres muñecos de "Mortadelo", idénticos a nuestro juguete infantil. ¡Yo quiero uno, yo quiero un Mortadelo como ración! -pienso exultante-.

Con mi comida y mi copa agenciadas, estoy dispuesto a comenzar la aventura a lo largo de toda la noche, en esta fiesta ininterrumpida, en la que abundan las chicas, impera el entusiasmo general y reina una atmósfera expectante, dichosa, eléctrica.


Antes o después de lo narrado, en otro contexto completamente diferente, soñé algo relacionado con mi chica Eva y una cárcel. Yo me encontraba en una especie de prisión simbólica de la que no podía salir. Todos mis intentos físicos y mentales de zafarme acababan reconduciéndome a mi acostumbrado confinamiento entre cuatro paredes.


El libro de los sueños del autor José Martín Molina
Narración perteneciente a la saga de relatos "Sueños" (Tomo II) del escritor José Martín Molina. Ahora disponible el primer tomo, tanto en formato libro como en formato eBook.

ver más información sobre el libro Sueños (Tomo I)
adquirir el libro en España y Europa
adquirir el libro en Argentina
adquirir el libro en México
adquirir el libro en Colombia
comprar eBook en Amazon.com
comprar eBook en Amazon España


Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com . Se agradece la visita!
Related Posts with Thumbnails

0 Comentarios :

Publicar un comentario