09 octubre 2013




Sueño (254) perteneciente a la saga Sueños (Tomo II) de José Martín Molina


(254) Bronca a un empleado de centro comercial
Le echo una bronca salvaje y cruel a un empleado de la sección de dormitorios y camas de un centro comercial
Tras muchos momentos aislados dándole al palique vamos Eva y yo a una fiesta nocturna que da nuestra amiga Maika en su casa. Hay bastante ajetreo de conversaciones discutidas y apasionadas, incluso acaloradas y ofuscadas. Aunque habrá más visitantes hablaré sobre todo, intermitentemente, con Eva y Maika acerca de distintas formas de ser y de ver las cosas. Creo recordar que en alguna ocasión somos cabezas parlantes, sin cuerpo.

Ha amanecido y estoy sobre la ancha cama de una habitación, solo. Me pongo los calcetines, en el desorden busco extraños enseres míos. Surgen Eva y Maika. No sé por qué Eva y yo no podremos salir de aquí juntos, quizá las discusiones nos han conducido a esto. En cualquier caso es la norma que ellas me imponen, al parecer irritadas por algo incierto que he hecho o dicho. El plan sería por lo tanto que Eva saliese primero y luego yo. No me gustan estas condiciones y protesto, mas acabo accediendo a regañadientes.

Sin transición aparezco en otra cama ubicada en el interior de un gigantesco centro comercial. Eva y Maika, de nuevo, permanecen a mi vera. Me ha despertado e importunado un vendedor librero alto y robusto, elegantemente vestido de negro (es el uniforme de los comerciales del centro). No cesa de hablar el tío, argumentando convincente, añadiendo y apostillando de forma imparable. Intenta venderme algo relacionado con libros, desempeñando el papel típico del amigo asesor que sabe qué es lo mejor para ti. Comenzaré, muy molesto y siempre tumbado en la cama, sin levantarme, a atacarle verbalmente con rodeos e inspirados reproches y contraargumentos, con el objeto de desenmascararle y hacerle ver que sé que es un mezquino, un falsario, un inútil, un falaz, un fatuo y un retorcido manipulador. Le soltaré frases del tipo "¿De verdad te crees que soy un estúpido?" y agregaré una buena retahíla de discursos ejemplares y venenosos destinados a hacerle sentirse como un trapo. Eva y Maika, espantadas, no saben cómo reaccionar ante mi demoledora verborrea contra el individuo este. Mi secreta intención es, además, estropearle la hora de la comida -ya son las 2 de la tarde-, manteniéndole en el sitio, enredado por mis invectivas, sin que pueda escaparse pues correría el riesgo de ser peligrosamente descortés e incumplir en falta grave por no respetar sus estrictos cánones de empleado. Con lo cual tendrá que tragarse mi violento chaparrón enterito. Noto que he tocado alguno de sus puntos débiles y que por dentro se está desmoronando, creándole incluso una insalvable crisis de valores y autoestima. Esto no consigue que me apiade de él y pise el freno en mi cruel arremetida, al contrario. Tengo muy claro que se lo merece por haberme despertado bruscamente. Un buen rato después, cuando continúo con mi agresiva reprimenda, hace acto de presencia un jefe de mi víctima y se lo llevará, abroncándole seriamente por el camino.

Ya de pie, junto a Eva y Maika, recorremos unas adyacentes estanterías bajas repletas de libros, con numerosos ejemplares de obras clásicas pertenecientes a la antigua "Colección Austral" (con sus cubiertas punteadas de colores uniformes), además de tomos de la serie de libros de bolsillo de Alianza Editorial. Tras ver lo típico, rebuscando, encuentro muchos títulos maravillosos a bajísimo coste. Entusiasmado voy haciendo un montoncito con los volúmenes que pienso comprar. Se nos aproxima un compañero del vendedor anterior, igualmente vestido. Se trata de un conocido nuestro, el actor Sergio Macías, con su cara circunspecta y graciosa de siempre. Todos nos alegramos del reencuentro. Al final, de modo imprevisto, todo ha concluido sorprendente y satisfactoriamente en este maldito y odiado centro comercial.


Hay otro episodio aparte que no sé dónde encajar dentro del transcurso del sueño. Estaré duchándome desnudo en la bañera, de pie. En la pared, por encima del incrustado mango de la ducha, una pantalla proyecta imágenes de película pornográfica, lo que provoca que empiece a masturbarme. Pero no estoy solo. A mis espaldas, agachada, está mi hermana, que no sólo esta viendo lo que hago, sino que, sin quitarme ojo y sin levantarse, también se toca. Otro testigo presencia la escena, puede que sea Maika nuevamente, que después me referirá, ya a solas los dos, cómo mi hermana me observaba de manera muy enamorada. Una revelación, desde luego, de lo más chocante.


El libro de los sueños del autor José Martín Molina
Narración perteneciente a la saga de relatos "Sueños" (Tomo II) del escritor José Martín Molina. Ahora disponible el primer tomo, tanto en formato libro como en formato eBook.

ver más información sobre el libro Sueños (Tomo I)
adquirir el libro en España y Europa
adquirir el libro en Argentina
adquirir el libro en México
adquirir el libro en Colombia
comprar eBook en Amazon.com
comprar eBook en Amazon España


Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com . Se agradece la visita!
Related Posts with Thumbnails

0 Comentarios :

Publicar un comentario